Estudio de La Liga española en el S.XXI (y IV)


Con este último análisis terminamos la serie del estudio. Esta vez toca analizar cómo de buenos son los buenos en comparación a cómo de malos son los malos. Es curioso cómo las temporadas se suceden y curiosamente los equipos que descienden son cada vez peores.

Siempre han existido diferencia entre equipos, pero, evidentemente, si las Ligas se ganan con más de 85 puntos, esos puntos dejan de estar en las arcas de otros equipos de la categoría. Normalmente, de la mitad de la tabla hacia abajo.

En la siguiente tabla hemos comprobado la diferencia entre los equipos campeones y los equipos que descienden. Dando al campeón un valor positivo y dando a los tres equipos que descienden valores negativos. El resultado de la suma es la diferencia que hay si sumamos los puntos del campeón con los tres últimos clasificados.

O dicho de otro modo: ¿Si los tres últimos clasificados fueran un solo equipo y sus puntos pudieran sumarse... ganarían la Liga? La media del S.XXI dice que sí. Esa unión de los puntos de podio del Marca del revés llegaría hasta los 101 puntos. "Ganando" todas las Ligas del presente siglo. 

En naranja ilustramos la diferencia de puntos, si está por encima del 0 es que el equipo campeón ha sacado más puntos que los tres últimos clubes juntos. Como así ha ocurrido en dos de las últimas tres Ligas. Se ve cómo progresivamente la diferencia general (naranja) entre campeón y descendidos es menor. Hasta el punto de ser incluso positiva a favor de un solo equipo.

Tras estos análisis, objetivos, en los que sólo se analizan clasificaciones y puntos finales, se puede llegar a una conclusión. La Liga de Fútbol Profesional es cada vez menos profesional y más desigual. Cada vez hay menos competitividad. Se da por hecho que Real Madrid y FC Barcelona (y Atlético de Madrid) ganen como local y visitante. E incluso se diga "¡salta la sorpresa!" cuando un equipo gana o empata a uno de esos dos (o tres) equipos en su casa. ¿En su campo? ¿Con su gente? ¡Ahí hay que ganar a quien sea!

Estamos cada vez más atontados ante la caja cuadrada que cada vez es menos caja y cada vez más plana. En tiempos de mierda, aficiones de mierda. En rachas de crisis, unámonos a los grandes para al menos tener una alegría. Porque mi equipo está en segunda y son muy malos. Los buenos son esos dos (o tres).

El catetismo está de moda como está de moda ponerse camisetas de los investigados Messi y Cristiano. Porque son modas. Porque salen en la tele y son referencias como Michael Jordan lo fue en su día y en Sevilla, ciudad no muy del basket, se veían camisetas y mochilas de los Chicago Bulls. Y el dinero llama al dinero. Y los grandes son más grandes y los históricos descienden.

Malas gestiones en un cocktail molotov que te sirve un barman llamado Javier Tebas en su garito de mala muerte que ha convertido la Liga española. Ahí tienen los números. Juzguen ustedes mismos y piensen, que eso sí que no está de moda.